Escuchar

Para informar de la presencia de nidos de avispas velutinas, puedes utilizar el número de la Xunta de Galicia 012. 

No obstante, hace falta destacar que la avispa invasora (la velutina o asiática) tiene para la población los mismos riesgos que la autóctona. Ataca cuando se siente amenazada, por eso es importante que mantengamos una separación de los nidos de unos cinco metros, no golpear el nido, ni molestar a los animales.

La composición del veneno es prácticamente igual y, como en todos los casos, puede representar un serio problema para las personas alérgicas. Con todo, no está de más tomarse algunas de estas precauciones, sobre todo si vas a realizar algún trabajo en el campo. En este caso, recuerda revisar primero el entorno en el que vas a actuar, esto es, comprueba árboles, suelo, muros, etc, ya que muchos nidos se pueden formar incluso en medio de las zarzas. Igualmente, evita rozar estas zonas y recuerda no cortar por el pie un árbol cuando contenga un nido o no provocar su caída sobre otro que sí lo contenga. De todas formas, puedes consultar aquí otras recomendaciones muy útiles para cuando se realizan trabajos agrícolas o forestales.

Para controlar la población de la especie invasora, hace falta eliminar los nidos, pero espera un momento ¿Estás seguro de que se trata de una avispa velutina?

¿Cómo podemos distinguir una avispa invasora de otra autóctona?

  • Son algo más grandes y de aspecto más colorado 
     
  • Los tonos rojos y amarillos de la autóctona contrastan con los más oscuros (marrones y negros) de la velutina o asiática
     
  • Los nidos de la invasora suelen tener forma de pera y son de mayor tamaño que los de la autóctona
     
  • Las invasoras entran al nido por un pequeño agujero situado a media altura, mientras que las autóctonas lo hacen por la base y por una abertura más alargada

Además, existen métodos sencillos y muy económicos para prevenir la formación de enjambres, tanto si son avispas autóctonas, invasoras o abejas. En concreto, cuando se forman en cámaras de ventilación, bocas de las chimeneas o mismo en los huecos de las persianas. 

Piensa que acceder a un nido metido, por ejemplo, en una cámara de ventilación de un edificio puede poner en peligro la vida de las especies protegidas, además de ocasionar un gasto importante para los vecinos. 

Instalar una malla de acero inoxidable de tres milímetros de luz es barato y suficiente para evitar la formación de enjambres en lugares de difícil acceso. Las mallas deben colocarse en los cuatro costados de la casa.

 

Nido de avispas velutinas